El aceite de tu coche es un aspecto vital para el correcto funcionamiento del motor y la protección de los distintos componentes de tu vehículo. Principalmente, cumple una función lubricante, con el fin de reducir la fricción entre las piezas móviles del motor, como pistones, bielas y árboles de levas ayudando así, a prevenir el desgaste prematuro y prolongar la vida útil del motor.

Además, también cumple una función refrigerante en el motor, ya que este absorbe el calor generado por la fricción y lo transporta lejos de las piezas vitales de nuestro vehículo. A su vez, contribuye a la limpieza del motor atrapando y transportando partículas de suciedad y residuos hacia el filtro del aceite.

¿Cómo saber si tengo que cambiar el aceite del coche?

Normalmente, el intervalo recomendado para cambiar el aceite del coche varía según el fabricante del vehículo, el tipo de motor y las condiciones de conducción. Sin embargo, generalmente se recomienda cambiar estos cada 5.000 a 10.000 kilómetros aproximadamente, o cada seis meses, lo que ocurra primero.

Tenemos que tener en cuenta que, en condiciones de conducción más severas, como la conducción en ciudad, remolque de cargas pesadas, o en climas extremos, tanto calurosos como fríos, es posible que necesites cambiar el aceite de forma más frecuente. Además, es importante consultar el manual del propietario de tu vehículo para garantizar un rendimiento óptimo en el motor del coche. Sin embargo, nuestro vehículo, también nos da señales de cuando debemos de cambiar el aceite del mismo, algunos de estos síntomas son:

Luz de advertencia del aceite

Si la luz del aceite en el tablero se enciende o parpadea, es una clara señal de que el nivel es bajo o que su calidad es deficiente.

Ruidos del motor:

Si tu motor produce ruidos anormales, como golpeteos o clics, esto es debido por una falta de lubricación adecuada, por lo cual, es necesario realizar un cambio para evitar problemas futuros.

Humo en el escape:

Si ves que tu vehículo expulsa humo azul o gris a través del tubo de escape, podría ser un signo de que el aceite se está quemando debido a su deterioro.

Aumento del consumo del combustible:

Un aceite sucio y viejo, puede hacer que el motor trabaje más duro, lo que resulta en un aumento del consumo de combustible.

Sobrecalentamiento del motor:

Una falta de lubricación adecuada puede provocar un aumento de la temperatura del motor, lo que puede causar un sobrecalentamiento de las piezas del coche y causar daños graves en las mismas.

Pérdida de potencia:

Un motor que funciona con un aceite viejo puede tener un rendimiento inferior y una potencia menor al habitual, lo que puede afectar a la capacidad de aceleración del vehículo.

¿Qué pasa si no cambio el aceite del coche?

 

Desgaste del motor:

El aceite viejo y sucio pierde su capacidad de lubricar adecuadamente las piezas móviles del motor. Esto puede provocar un aumento del desgaste en los componentes del motor, como los pistones, los anillos de pistón y los cojinetes, lo que eventualmente puede llevar a fallos mecánicos costosos.

Acumulación de sedimentos y residuos:

Con el tiempo, el aceite viejo puede acumular sedimentos y residuos que obstruyen los conductos de lubricación y los filtros. Esto reduce la capacidad que tiene para proteger el motor y puede provocar una mayor fricción y calor en las piezas del motor.

Sobrecalentamiento del motor:

El aceite sucio y degradado no puede disipar eficazmente el calor generado por el motor en funcionamiento. Esto puede provocar un sobrecalentamiento del motor y daños en las piezas internas, como los anillos de pistón y las válvulas.

Aumento del consumo de combustible:

Un motor que funciona con aceite viejo y sucio puede experimentar una mayor resistencia y fricción, lo que puede resultar en un aumento del consumo de combustible y una reducción en la eficiencia del motor.

¿Qué función tiene el filtro de aceite del coche?

El filtro de aceite de un coche es fundamental en el sistema de lubricación del motor. Su función principal es eliminar las impurezas y partículas contaminantes del motor para mantenerlo limpio y libre de residuos. Esto es crucial para proteger las piezas móviles del motor contra el desgaste y la fricción excesiva.

Además, el filtro también trabaja filtrando el aceite a medida que este circula a través del motor. Capturando partículas de suciedad, sedimentos, restos de combustión y otros contaminantes que pueden acumularse en el aceite durante el funcionamiento del motor. Al atrapar estas impurezas, el filtro evita que circulen por el sistema de lubricación y lleguen a las piezas críticas del motor.

¿Cuándo hay que cambiar el filtro del coche?

Normalmente, se recomienda cambiar el filtro de aceite del coche cada vez que se realiza un cambio de aceite. Por lo general, los fabricantes de vehículos recomiendan cambiar ambos cada 8.000 a 12.000 kilómetros o cada 6 meses.

¿Qué pasa si no cambio el filtro del coche?

Si cambiamos solo el aceite del coche, pero no cambiamos el filtro de aceite, esto puede tener consecuencias negativas para el motor y su rendimiento a largo plazo. El filtro de aceite es crucial para mantener el aceite de motor limpio y libre de contaminantes. Si este filtro está obstruido, no podrá filtrar adecuadamente estas impurezas, lo que puede resultar una lubricación inadecuada del motor y un aumento del desgaste de las piezas internas del motor.

Talleres Auto-Herna

Contar con un mecánico para el cambio de aceite de tu coche asegurará que tu vehículo funcione correctamente, ya que estos mecánicos, tienen los conocimientos y experiencia necesarios para realizar el trabajo de una manera eficiente. En Talleres Auto-Herna contamos con años de experiencia como taller mecánico en la ciudad de Albacete. Estamos aquí para ofrecerte un servicio completo en las reparaciones y mantenimiento de tu vehículo.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en que podemos ayudarte? :)
Llámanos
¡Visítanos!